Es un problema fisiológico que nos afectará a casi todos con la edad y se manifiesta a partir de los 65 años. Consiste en la pérdida de la transparencia del cristalino.

El problema se puede corregir mediante la cirugía para extraer la catarata y reemplazarla con una lente artificial.